Colectivo Tatuy coronó cerro El Caballón en los Pueblos del Sur

Ascenso al Caballón por el Grupo Tatuy

Ascenso por la selva

El Colectivo de Montañismo y Ecología Tatuy, conjuntamente con habitantes de la población de Mucutuy y de la aldea de Mucucharaní del estado Mérida, consolidaron el pasado fin de semana y en los días de Carnaval, la cúspide número 21 del proyecto “En ascenso de nuestras cumbres venezolanas”, el cual busca ascender las montañas más altas de este país.

Juan Carlos Rojas, coordinador del Colectivo Tatuy, explicó que “en esta oportunidad nos toco ascender una montaña de los Pueblos del Sur, desconocida y que con mucho éxito hemos alcanzado”.

Detalló que la expedición salió el domingo 2 de marzo, con cinco activistas de este colectivo, quienes se trasladaron hasta la población de Mucucharaní donde montaron el campamento base, a 1.730 metros de altura sobre el nivel del mar. Al día siguiente partieron con cinco baquianos y tras un largo recorrido, lograron coronar el cerro el Caballón, ubicado a 3.070 m.s.n.m.

Rojas mencionó que “El Caballón es una montaña muy virgen, tenemos comentarios que hace 20 años fue ascendida, sin embargo no conseguimos evidencia de eso, pues los caminos se borraron y nosotros con mucho cuidado tuvimos que abrir el sendero nuevamente hasta la cima, que es un lugar bastante plano, boscoso en la que no se divisa nada”.

El montañista expedicionario, agradeció a los baquianos y a los activistas que participaron e hicieron posible cumplir con esta conquista.

Venezuela: Cerro Caballón Mérida Venezuela

Itinerario del ascenso

Anuncios

Se inaugura nueva Mucuposada® en La Veguilla de Mucutuy

El pasado sábado 11 de mayo se inauguró un nuevo hospedaje llamado Mucuposada® San Antonio en el sector La Veguilla, en las afueras de Mucutuy (estado Mérida-Venezuela). Este establecimiento se sumá así a la red de servicios turísticos ofrecidos en los Pueblos del Sur por la Asociación Cooperativa Mucusur, que agrupa trece Mucuposadas®, seis restaurantes y una tienda de artesanías distribuidas por esta zona eminentemente rural.

El señor Juan Evangelista y la señora Cantalicia Fernández, propietarios de la Mucuposada®, con la cordialidad característica de los surmerideños, dieron la bienvenida a los asociados de Mucusur que asistieron desde Aricagua, Mucuchachí, Chacantá, Mucutuy y Mérida, a los representantes de la Fundación Programa Andes Tropicales, institución que apoyó el proyecto, así como a familiares y vecinos.

El señor Evangelista expresó su entusiasmo ante la expectativa de ofrecer a los turistas una grata estadía mientras conviven con la familia y disfrutan el campo. Minutos después cortó la cinta hecha curiosamente con corteza seca cortada en tres tiras de un platanal y luego tejida en cadeneta.

La Mucuposada® San Antonio

Con capacidad para recibir hasta seis personas y ubicada en el centro de los Pueblos del Sur, ofrece posibilidades de excursión en los alrededores y experimentar la vida rural en una finca tradicional. Se encuentra en una casa con 200 años pero acondicionada para atender a visitantes interesados en actividades con la naturaleza.

Toda la información: http://www.destinopueblosdelsur.com y las redes sociales @pueblosdelsur y f/destinopueblosdelsur.

Inaugurada nueva Mucuposada en Mucutuy

Mucuposada Sanjuanero en Mucutuy

La fachada de la mucuposada

La red de turismo de base comunitaria Mucusur ya cuenta con el servicio de alojamiento y comidas en la población de Mucutuy. El pasado sábado 10 de Marzo de 2012 abrió sus puertas al público la Mucuposada Sanjuanero, atendida por sus propietarios la señora Elitzama Sosa y su esposo el señor Daniel Altuve. Esta joven y emprendedora pareja amplió y acondicionó su casa para brindar a sus huéspedes un servicio eficiente y óptimo, en el cual el visitante encontrará los estándares de calidad que caracterizan las mucuposadas, además de los servicios que se prestan dentro de la red de turismo Mucusur.

La Mucuposada Sanjuanero brinda los servicios de alojamiento y comida dentro de un ambiente familiar, cuenta con una capacidad para 6 personas distribuidas en dos habitaciones, una habitación cuádruple y una matrimonial. Ambas cuentan con baño interno, agua caliente, mobiliario y lencería completa.
Para la creación de esta mucuposada se contó con el apoyo de la Fundación Andes Tropicales quien brindó el apoyo técnico y el financiamiento para continuar con el mejoramiento de los servicios dentro los Pueblos del Sur.

Mucuposada Sanjuanero en Mucutuy

Elitzama Sosa, Daniel Altuve y sus dos niñas

Excursión a la Piedra del Cocuy en Mucutuy

Mucutuy es conocido como el lugar de las piedras sagradas y  la Piedra del Cocuy destaca entre todas ellas. Es un lugar emblemático y místico para todos los habitantes de Mucutuy, quienes al menos una vez en su vida, han subido a ver desde esta Piedra el pueblo que los cobija.

A la Piedra del Cocuy se puede acceder por tres puntos: uno desde La Veguilla, otro desde Mucutuicito y otro desde El Achote que comunica con Mijará. Nuestra travesía comenzó en La Veguilla, aldea de Mucutuy que queda a casi 7 km vía San José. Desde ahí caminamos sobre la carretera principal por aproximadamente 2,3 km que se convirtieron en cerca de 30 minutos.

Excursión a la Piedra del Cocuy

Mucutuicito

Vista de Mucutuicito

Vista de Mucutuicito

El camino que emprendemos conduce a la comunidad de Mucutuicito, es de tierra y apto para vehículos 4 x 4, aunque el transito es mínimo. El paisaje es variado, se atraviesan parches de bosque, potreros, cafetales de sol y de sombra y con frecuencia se visualiza el valle del Río Mucutuy desde lo lejos.

Son 2 kilómetros hasta el puente de la Quebrada Chiguá, la cual sirve como centro de la aldea Mucutuicito. Ésta es una comunidad dispersa que se autosustenta, conformada por pocas casas. Cultivan caña de azúcar, plátano, papa, maíz y café principalmente.

Nuestros baquianos en la ruta fueron Lucas Guzmán de 38 años y  Erenio Alarcón de 50. Lucas vive en Mucutuicito en una casa de tapia de más de 40 años y Erenio, también conocido como “Cotorro”, es artesano y vive en la carretera principal en la entrada hacia Mucutuicito.

El ascenso

Lucas señalando el camino

Lucas señalando el camino

La casa de Lucas queda a 600 metros de la quebrada Chiguá, desde ahí y con nuestros baquianos emprendimos el viaje por un sendero, pasamos al lado de una pequeña capilla,  en donde cada año hacen el pesebre de la comunidad. Seguimos el ascenso hasta una “Y” que nos señala dos caminos, a la izquierda en dirección sur, se toma el desvío hacia la Piedra del Cocuy y Mijará, si se sigue derecho, en dirección oeste, nos conectamos con el páramo de Mucuqui y los famosos pozos Colorado y Negro.

Panorámica

Panorámica

A unos 200 metros de la “Y”, encontramos un mirador natural, desde donde se tienen una panorámica excepcional, divisándose todo el valle de Mucutuy y la aldea de Mucutuisito en su amplitud. El ascenso continúa aproximadamente por 1 km más, a través de potreros adornados con abundantes cínaros y jarillos,  este último de forma muy retorcida y peculiar.

Bosque

Bosque

Llegamos a una casa de tapia abandonada que sirve de refugio. A su alrededor ya se comienzan a ver rocas “conglomeradas”, que se forman a partir de la unión de cientos de pequeñas rocas más. El camino se convierte en una travesía agradable, se atraviesan exuberantes parches de bosque y en las zonas despejadas a nuestra izquierda se observa Mucutuy. La piedra del Cocuy está cerca.

Piedra del Cocuy

Piedra del Cocuy

Piedra del Cocuy

Un desvío del camino nos conduce a la Piedra, ésta se encuentra suspendida en la montaña, mitad incrustada, mitad en el aire. Es un gran conglomerado imponente. Su color es grisáceo con manchas negras producto de la humedad. Se accede a ella desde la parte superior, hay que bordearla para darse cuenta de su magnitud. Mide unos 15 metros de alto y tiene una cueva de 3 metros de alto por 2 de ancho, ideal para tomar el refrigerio. Es un mirador en sí mismo, desde aquí se observa Mucutuy en todas sus dimensiones. Entre sus grietas, diminutas y curiosas plantas tratan de sobrevivir.

Mucutuy visto desde la Piedra del Cocuy

El descenso

Vía El Achote

Vía El Achote

El descenso se hace vía El Achote, que es la entrada de Mucutuy que comunica más directamente con Mijará. Desde la Piedra del Cocuy hasta la carretera principal, son un poco más de 3 km que se hacen a través de parches de bosques y arbustales, abundan las aves que se escuchan con frecuencia a lo largo de todo el camino. Luego se camina por la vía principal asfaltada por unos 600 metros más hasta Mucutuy.

Está ruta se convertirá en uno de los mayores atractivos de Mucutuy, son 8,7 kilómetros de sendero que implican aproximadamente 5 horas de recorrido. Su grado de dificultad  moderado y es transitable todo el año. La modalidad puede ser combinada, desde la Veguilla hasta Mucutuicito en cabalgata por carretera de tierra y desde ahí a la Piedra del Cocuy y hasta Mucutuy, caminando por sendero.

Materia prima para los sombreros chacanteros

En los Rastrojos, una de las aldeas más apartadas de Chacantá, se construyen a partir de la vena de caña brava los famosos sombreros chacanteros, éstos han sido declarados patrimonio cultural del municipio Arzobispo Chacón. Los Rastrojos es una comunidad de artesanos, casi todos en esta aldea conocen el arte de hacer con excepcional cuidado y pericia, estos preciados sombreros, tradición que ha pasado de generaciones en generaciones hasta nuestros días.

Caña brava

La materia prima para la elaboración de estos sombreros es la caña brava (Gynerium sagittatum), hierba gramínea cuyos tallos erectos y verticales pueden crecer hasta 4 o 5 metros de altura y sus hojas en forma de abanico pueden medir hasta 2 metros de largo. Se adapta a múltiples ecosistemas aunque prefiere las zonas húmedas a lo largo de ríos y quebradas.

Actualmente los artesanos de Los rastrojos compran la materia prima a pobladores de Mucutuy, quienes no sólo la recolectan sino que la preparan. El proceso aunque parece sencillo requiere de experiencia. Consiste en tomar hoja por hoja de la caña brava y desmembrarla extrayendo la parte del centro que es dura y no se usa. Así, de cada hoja salen dos finos pedazos, que luego se amarran en los extremos a través de nudos hasta completar un “bojote” o rollo, compuesto por 15 nudos, que no son más que 16 medias partes de 8 hojas. Cada “bojote” tiene un costo de 7,5 Bs.

Siembra de caña brava en Los Rastrojos

Artesana de Los Rastrojos

Hace poco tres habitantes de Los Rastrojos (Sra. Isidra Molina, Vicensina Guillen y Evencio Molina) con el apoyo del Sr. Roberto Sosa, coordinador del capítulo de Mucutuy de la cooperativa Mucusur, y de la Fundación Programa Andes Tropicales, transportaron matas de caña brava hasta Los Rastrojos para su siembra, en donde se espera ésta sea exitosa y se pueda cultivar para la producción local de los sombreros. La siembra se hizo de dos formas: a través de la siembra directa de estacas del carruzo y sembrando retoños de la caña con su raíz, que es en forma de tubérculo. También se cortaron hojas de la caña para su preparación en los Rastrojos, en donde solo Vicensina sabe cómo se procesa. Esto permitirá la difusión de éste conocimiento en la aldea y así asegurar el mantenimiento de esta tradición.

Valle del Río Mucutuy

La extracción de la caña brava se hizo desde la finca de un habitante de Mucutuy en las orillas del Río, quien muy amablemente donó las matas y la materia prima. La caña brava crece de manera abundante a lo largo de todo el río Mucutuy.

La caña brava es reconocida en otras culturas como anti-anémico, diurético y antiinflamatorio. Tiene en el extremo superior del tallo una inflorescencia floral grande y frondosa de hasta 1 m de largo, que se utiliza para hacer adornos.